Escaleras de acero inoxidable o de aluminio. ¿Qué ventajas presenta cada material?

Si estamos pensando en instalar una escalera metálica en nuestra casa nos puede surgir la duda de si es mejor opción una escalera de acero inoxidable o una escalera de aluminio.

Aunque el acero inoxidable presenta numerosas propiedades físicas y estéticas que las hacen únicas, el aluminio presenta toda una serie de posibilidades muy interesantes. Vamos a repasar las ventajas de cada uno de los materiales.

Escaleras en acero inoxidable

Las escaleras de acero inoxidable aportan un aspecto elegante y contemporáneo a cualquier estancia, algo que no vamos a conseguir con una escalera construida en cualquier otro material.

El acero inoxidable es un material con un acabado impecable, brillante y elegante que aporta una estética superior a cualquier escalera.

El acero inoxidable es un material formado para durar años y años, un material excepcional con unas características que pocos otros tienen.

El acero gracias a su composición tiene un mantenimiento prácticamente nulo, con lo que a la larga se convierte en una elección muy acertada para nuestro bolsillo.

Escaleras para interior y exterior

Las escaleras construidas en acero inoxidable presentan la máxima resistencia y solidez unas escaleras con una resistencia superior.

Una escalera construida en acero inoxidable tiene una serie de ventajas sobre una escalera construida en cualquier otro material que podemos resumir en 5 puntos:

  1. Un producto duradero

  2. Fuertes y resistentes

  3. Originalidad en el diseño

  4. Un material de bajo mantenimiento

  5. Diseño superior

Escaleras

Escaleras en aluminio

Decantarse por una escalera de aluminio es una opción rentable y segura a la hora de elegir nuestra escalera tanto si la escalera va a estar ubicada en interior como en exterior.

El aluminio es un material mucho más ligero que el acero, unas 2,5 veces más ligero, lo que significa que las estructuras en aluminio son mucho más sencillas de manejar.

Además el aluminio presenta un índice nulo de oxidación y de corrosión, con lo que también se trata de un material ideal tanto para su instalación en el interior o en el exterior.

Una escalera construida en aluminio se puede colorear de manera sencilla gracias al anodizado e incluso se puede pintar con el color que más nos guste.

El aluminio permite formar piezas complejas evitando los métodos de unión mecánicos lo que hace que las escaleras construidas en aluminio sean más resistentes y tiendan a no aflojarse en el futuro.

Las escaleras de aluminio son mucho más económicas que las escaleras de madera o de acero inoxidable y su mantenimiento es prácticamente nulo ya que pese a estar expuesto a la intemperie no se oxida.

El aluminio un material de lo más resistente

Si hablamos de resistencia, una escalera construida en aluminio tiene prácticamente la misma que una de acero y posiblemente su resistencia llegaría al doble si se trata de aluminio laminado en frío.

El aluminio es un material con una relación de resistencia y peso que supera a cualquier otro material común utilizado en la construcción de escaleras.

Además el aluminio es un material completamente reciclable que se puede usar una y otra vez sin perder ninguna de sus interesantes características.